La Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, creada en 1987, es una de las asociaciones ecologistas con mayor trayectoria y más activas de Asturias. Se organiza mediante asambleas abiertas y periódicas, y se financia exclusivamente a través de donativos. A iniciativa propia o en colaboración con otras asociaciones y personas intenta aportar soluciones a los problemas ambientales de Asturias.

Colabora

colaboración información contacto de la coordinadora

Contacto

información contacto de la coordinadora

Suscripción RSS     participa con la coordinadora en facebook

Calendario de eventos ambientales
L M M J V S D
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
 
 
 
Añadir a calendario
Documentos

Biblioteca virtual de documentos

Inicio de sesión
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

PostHeaderIcon Línea de alta tensión Musel - Reboría.

Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente

Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural

Referencia: SGEA/AGMZ/fcm/20050495CTC

Plaza de San Juan de la Cruz s/n

28071     Madrid

 

 

La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies ante el trámite de consultas previas para la línea de alta tensión que evacuaría la energía entre la central térmica del Musel en el termino de Gijón y la subestación de la Reboría en el termino de Carreño que se nos remitido por correo certificado el pasado 29/02/2012



 

EXPONE

 

Se trata de una línea eléctrica de evacuación de 400.000 Voltios, proyectada en subterráneo con una longitud estimada de unos 5 km. La base de la zanja prevista tiene una anchura de 1,8 m, mientras que la profundidad de la zanja es algo superior a 1,5 m., trámite que ha iniciado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

 

           

No deja de ser sorprendente que el Ministerio tramite una línea entre una central térmica que no es mas que un proyecto paralizado y no parece que se vaya hacer a medio plazo y una subestación que no es realidad ni creemos que lo pueda ser porque tiene miles de alegaciones en contra.

 

PRIMERO.- Las líneas que comunican la subestación de la Reboria y la central de ciclo combinado del Musel forma parte de un proyecto o un plan más amplio que supone mallar toda la zona central de Asturias con líneas de alta y varias subestaciones (Reboria, Costa Verde, Langreo, etc.). Visto esto no entendemos por qué se presenta en este tramite este tramo. Si el conjunto se considerase un plan debería someterse a la evaluación prevista en la Ley 9/2006 de evaluación de planes y programas y si es todo un proyecto, de la misma manera la supuesta utilidad publica debería ser global para el mismo y no fragmentarse por tramos. Las autorizaciones han de referirse al proyecto en su conjunto, y no otorgarse por partes, porque esto último supone eludir la finalidad protectora de la legislación ambiental al minimizar el impacto.

 

En este sentido queremos hacer referencias a las numerosas sentencias que hablan de la necesidad de valorar el conjunto que suponen estas subestaciones, líneas y centros de producción.

 

Esta nueva línea se suma a otras 33 líneas proyectadas   en la región, más de 15 subestaciones eléctricas, más de 9 centrales de ciclo combinado y 32 parques eólicos, que se pretende construir sin que se efectúe el obligatorio Estudio de Evaluación Estratégica, que es preceptivo de acuerdo con la ley de evaluación de planes y programas: Ley 9/2006, porque todas estas instalaciones se inscriben dentro de la estrategia energética asturiana y la conforman.

 

Resulta manifiesto que sin ese estudio de Evaluación Estratégica además de una burla a la participación ciudadana (que no es poco), creemos que se está incumpliendo manifiestamente la legalidad, porque claramente quedan sin evaluar aspectos fundamentales. 

 

 

SEGUNDO.- No se ha realizado un estudio serio de alternativas al trazado de líneas como es perceptivo según la legislación vigente, esta condicionado por el lugar previamente decidido por Red Eléctrica para poner la subestación de la Reboria en donde ya tiene los terrenos adquiridos hace tiempo.

 

 

TERCERO.- Los vecinos de las parroquias de Carreño que van estar cerca se ha manifestado en contra de este trazado y nada se dice de la oposición vecinal y del propio Ayuntamiento de Carreño a este trazado.

 

En la memoria no se traslada el perceptivo trámite de aceptación social del proyecto, que resulta imprescindible de acuerdo con lo establecido en el Convenio sobre el acceso a la información, la participación del público en la toma de decisiones y el acceso a la justicia en materia de medio ambiente, hecho en Aarhus (Dinamarca) el 25 de junio de 1998, y ratificado por España el 15 de diciembre de 2004.

 

 

CUARTO.- Es imprescindible este estudio por las serias afecciones que genera al entorno inmediato donde se instala y los efectos enlazados que conlleva.

 

Hay que insistir que el Tribunal Supremo ha sentado ya jurisprudencia en relación con otras instalaciones similares; que la promotora debió realizar un estudio de impacto ambiental que debió ser sometido a información pública con carácter previo al dictado de la declaración de impacto ambiental y que en él se tendrían que haber evaluado y determinado los efectos de los campos electromagnéticos generados por este tipo de infraestructuras, por las líneas eléctricas de alta tensión, sobre la población y sobre la salud humana.

 

Las eléctricas vienen negando este impacto, lo que resulta muy sorprendente viendo la importante controversia científica existente. Aunque es indudable que ejercen efectos biológicos, el papel de las radiaciones no ionizantes como agentes cancerígenos es polémico. Se piensa que, en todo caso, actuarían como promotores tumorales, con escaso o nulo poder inicial para convertir genes normales en oncogenes. En muchos trabajos se ha determinado un mayor riesgo relativo de leucemias, tumores cerebrales y otros cánceres en sujetos que residen en las proximidades de las líneas de alta tensión y entre distintas poblaciones expuestas profesionalmente.

 

Hay que recordar que en abril del 2009 se produjo la aprobación en el pleno del Parlamento Europeo de la resolución de la Comisión de Medio Ambiente sobre salud y campos electromagnéticos, de acuerdo al informe, elaborado por la eurodiputada liberal belga Frédérique Ries que reconoce los riesgos de vivir cerca de líneas de alta tensión y de subestaciones eléctricas.

 

Los efectos nocivos de las radiaciones electromagnéticas también están empezando a ser considerados por la jurisprudencia de nuestros tribunales, como es el caso de la STS que ratificó la condena impuesta a Iberdrola, debido a la contaminación electromagnética de un transformador en Murcia.

 

Igualmente la Audiencia Provincial de Castellón obligó a la retirada de un transformador en Burriana al considerar que existe un indicio razonable y significativo de que el nivel de exposición en las viviendas es un factor de riesgo.

 

La OMS considera los campos electromagnéticos como posiblemente cancerígenos, y se recomienda ante todo el principio de precaución, que es saltado a la torera por las grandes eléctricas que están mucho más preocupadas por otras cosas.

 

A nivel legislativo interno, existe un desamparo legal, que está lesionando el derecho a la salud recogido en el art.43 de la Constitución. En España, la legislación aplicable que es el Decreto 1066/2001, única norma española por la que se establecen unos límites de exposición del público a campos electromagnéticos, no contempla los campos de extremada baja frecuencia. Así pues, no están definidos límites de exposición residencial a los CEM de extremada baja frecuencia a los que está expuesta la población.

 

Cada vez son más concluyentes y coincidentes los estudios e investigaciones científicas que confirman los efectos negativos de las radiaciones electromagnéticas y la relación existente entre éstas y el riesgo de cáncer, así como la manifestación de otra serie de trastornos y alteraciones de la salud, tales como insomnio, cambios conductuales, alteraciones del sueño, estrés, etc. Existen fundamentadas sospechas, avaladas por estudios epidemiológicos, de la influencia negativa que tienen para los seres vivos los campos electromagnéticos producidos por tendidos eléctricos aéreos de alta tensión. Estos campos afectan peligrosamente al material genético de los organismos vivientes.

En Junio de 2001 el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) realizó una evaluación oficial de las pruebas relativas al carácter cancerígeno de la exposición a campos estáticos y de frecuencia extremadamente baja (FEB). La evaluación concluyó que los estudios sobre leucemia infantil proporcionaban pruebas suficientes para clasificar los campos magnéticos de FEB como posible agente cancerígeno. El CIIC publicó los resultados de esta evaluación en la serie de monografías del CIIC en 2002. En octubre de 2002 se publicó una ficha descriptiva de la OMS en la que se describía este resultado y sus consecuencias (WHO Fact Sheet, 2001).

Por otro lado, la Subdirección General de Sanidad Ambiental y Salud Laboral del Ministerio de Sanidad y Consumo en un informe elaborado por un amplio comité de expertos alerta sobre la falta de certidumbre del efecto de los CEM en la salud humana y, “por un principio de precaución del Comité recomienda regular la instalación de nuevas líneas de alta tensión con el fin de evitar percepciones del riesgo no justificadas y exposiciones innecesarias”, proponiendo “que se actualice el artículo 25 del Reglamento de Líneas de Alta Tensión con el objeto de redefinir unas distancias mínimas de seguridad desde las líneas de alta tensión a edificios, viviendas o instalaciones de uso público o privado”.

El Parlamento Europeo en la resolución A3-0238/98, y el Defensor del Pueblo en el “Informe sobre Líneas de Alta Tensión” de febrero de 1997 han reclamado la adopción de una serie de medidas precautorias: dichas medidas incluyen el establecimiento de pasillos eléctricos en los que quedará excluida cualquier actividad permanente, entre otras.

El estudio epidemiológico más ambicioso sobre la incidencia de los campos electromagnéticos en la salud de las personas que viven en las proximidades de las líneas de alta tensión es, probablemente el desarrollado por el prestigioso Instituto Karolinska de Suecia que en el año 1992 presentó un informe dirigido por María Feychiting y Anders Ahlbom, titulado “Los Campos Magnéticos y el Cáncer en personas que viven cerca de Líneas de Alta Tensión”. Se trata de un estudio basado en un análisis de población de individuos que hubieran vivido al menos un año en casa situadas dentro de un radio de 300 metros de líneas suecas de alta tensión (de 220 a 400 kV), en un periodo comprendido desde 1960 a 1985. El control abarcó un gran número de individuos, concretamente, un total de 436.503 personas. En la leucemia infantil, el riesgo relativo fue del 2,7 para valores de 0,2 uT (200 nT) en adelante. El nivel de riesgo se elevó al 380%, con exposiciones de 0,3 uT ( 300nT) . Los resultados obtenidos, proporcionan una base sólida para concluir que: la exposición a los campos magnéticos, como los generados por líneas de alta tensión, aumente el riesgo de cáncer, relación especialmente evidente en la leucemia infantil.

 

QUINTO.-. Hay que recordar que los indicadores de calidad del servicio eléctrico en Asturias muestran una elevada calidad, muy superior a las referencias reglamentarias y a los existentes años atrás. Se han cubierto sin problemas los máximos de demanda histórica de 2006 y 2007 sin ningún problema. En palabras de la propia empresa promotora, REE, en su informe anual “la red de transporte, evaluada en función de la elevada disponibilidad de las instalaciones que la componen y de las reducidas interrupciones del suministro debidas a incidencias en dicha red, ofrece una alta calidad de servicio.”

Por lo que no están justificadas las obras proyectadas desde el punto de vista de la mejora de la calidad del servicio en Asturias.

 

SEXTO.-. Por otro lado las líneas se construyen en buena medida, como se indica en el propio estudio por las previsiones de instalación de nuevas centrales de ciclo combinado, previsiones que hoy están superadas al estar todos los proyectos paralizados. Hay que hacer mención que el nuevo Ministerio de Industria ha reconocido la existencia de una sobrecapacidad de centros de producción de electricidad, por lo que no parece que la central del Musel vaya a ser una realidad.

Las Comunidades Autónomas que tienen déficit de producción eléctrica con relación a su consumo son Madrid, Valencia, Cataluña, País Vasco y Cantabria. En consonancia con esa situación, la planificación energética realizada por el anterior Ministerio de Industria, Turismo y Comercio para el horizonte temporal 2002-11 no contemplaba la construcción de ninguna nueva planta térmica de ciclo combinado alimentada por gas natural en Asturias

Aplicando ese criterio no es necesario ni tiene sentido abrir más instalaciones de producción en Asturias ni tampoco construir nuevas líneas de transporte cuando ha disminuido de manera significativa la producción eléctrica de Asturias en la ultima década a menos de la mitad (hemos pasado de producir 24.000 Mw./hora a 11.000 Mw./hora en el año 2011, por lo que no parece necesario mas línea en un contexto donde no hay previsiones de aumentos de consumo en la región tal como se viene demostrando con un consumo constante en la ultima década de 10.000 Mw./hora .

 

 

SEPTIMO.- Impacto de la acumulación de riesgos, hay previstos en la región 15 nuevas subestaciones eléctricas de alta tensión 11 de 400 KV y 4 de 220 KV con sus correspondientes líneas, cantidad que parece claramente desproporcionada porque se suma a las existentes, resulta evidente que las empresas del sistema eléctrico no esta realizando un esfuerzo por disminuir el impacto del sistema eléctrico en la región que hoy por hoy tiene un pequeño nivel de fallos de distribución según reconocen las empresas en sus memorias.

 

En la zona prevista para este trazado, en la zona, destaca la presencia otras líneas de transporte de energía eléctrica de alta tensión. La línea Carrió-Aboño, con una tensión de 220 kV, pertenece a REE. Desde la subestación 220 kV Carrió, salen tres líneas eléctricas, dos de ellas con una tensión de 220 kV y una tercera a 132 kV. De las dos primeras, una está orientada hacia el suroeste con dirección al Monte de la Llana; la otra discurre en dirección noroeste hacia la cantera de áridos de la Pedrera. En el entorno de la Fábrica de Oxígeno y de la Factoría Siderúrgica hay otras líneas eléctricas de 132 kV.

 

           

 

Es por lo que SOLICITA:

 

 

Se tenga por presentado este escrito, se sirva admitirlo, tenerme por comparecido en el expediente ‘y por formuladas las presentes sugerencias y tras la valoración de las mismas, se proceda a solicitar Un Estudio de Impacto Ambiental para esta línea de alta tensión.

 

 

                                   En Avilés a15 de marzo de 2012

 

Fdo. Fructuoso Pontigo Concha por la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies

 

Artículos