La Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, creada en 1987, es una de las asociaciones ecologistas con mayor trayectoria y más activas de Asturias. Se organiza mediante asambleas abiertas y periódicas, y se financia exclusivamente a través de donativos. A iniciativa propia o en colaboración con otras asociaciones y personas intenta aportar soluciones a los problemas ambientales de Asturias.

Colabora

colaboración información contacto de la coordinadora

Contacto

información contacto de la coordinadora

Suscripción RSS     participa con la coordinadora en facebook

Problemas ambientales

problemas ambientales de Asturias

Documentos

Biblioteca virtual de documentos

Inicio de sesión
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

PostHeaderIcon CONTRA LA PROPUESTA DE LA CAC Y A FAVOR DE UN MODELO DE INFRAESTRUCTURAS SOSTENIBLE

Los grupos y entidades abajo firmantes desean manifestar su más absoluto rechazo a la propuesta realizada por la Confederación Asturiana de la Construcción (CAC) para la construcción de 8 nuevas autovías en Asturias.Los grupos y entidades abajo firmantes desean manifestar su más absoluto rechazo a la propuesta realizada por la Confederación Asturiana de la Construcción (CAC) para la construcción de 8 nuevas autovías en Asturias.

Resulta inaceptable que dicha propuesta se realice en vísperas de las elecciones autonómicas y municipales, con el objetivo de buscar el exclusivo beneficio de la patronal de la construcción, alterando y presionando a los partidos políticos respecto a las propuestas que en materia de infraestructuras puedan realizar.

Más autopistas y autovías no mejoran la calidad de vida de los asturianos, suponen un fuerte impacto ambiental y como está demostrado en muchos lugares, no fijan población ni atraen empresas. Sólo son in negocio para quienes las construyen y mantienen. Esta propuesta, coincide curiosamente con un frenazo en la construcción de viviendas, que según los expertos se va a intentar suplir con obra pública, incluso con una forma de financiación compartida con empresas constructoras, empresas conocedoras de primera mano de estos indicadores y previsiones y que realizan este tipo de propuestas para mantener su negocio.

No es de recibo que la política de transportes o infraestructuras se decida por los intereses de determinadas patronales y menos aún que dichas patronales se puedan situar en una situación de primacía frente al resto de la sociedad, sociedad que no puede admitir un chantaje de la patronal de la construcción hacia los partidos políticos.

Resulta asimismo inaceptable que la patronal de la construcción, en exclusivo beneficio propio, proponga y pretenda disponer de dinero ajeno, público en todo caso, haciendo propuestas que no le corresponden, y que se encuentran afectadas de un vicio de incompatibilidad, por el interés que representan y que las hace inválidas de todo punto.

Una vez cubiertas las necesidades básicas en materia de infraestructuras de comunicación y transportes no se deben seguir asignando ingentes cantidades de recursos públicos en una carrera sin fin a favor del hormigón y del asfalto. El futuro de Asturias pasa por una asignación de recursos económicos y humanos a proyectos e iniciativas de transporte, económicas y de empleo sostenibles, compatibles con la conservación del medio ambiente y con el desarrollo rural y el bienestar social, asuntos que en Asturias en los próximos años deben ser objeto de una prioridad de gobierno.

Afortunadamente las necesidades de transporte en Asturias están sobradamente cubiertas, basta comparar nuestras carreteras y la proporción de kilómetros de autovía por habitante para ver que nos situamos en unos puestos privilegiados respecto al resto de Europa. Por lo tanto se debería intentar mejorar la gestión de las carreteras actuales, arreglar muchas que están defectuosas, especialmente en el medio rural (nunca con desdoblamientos innecesarios) y encaminarnos a sistemas de transporte alternativos. Aunque esto supone muchos más esfuerzos intelectuales que la dualidad Fondos Europeos+Hormigón.

Las autovías propuestas no responden a una necesidad social, sino a la obsesiva relación de la administración con la obra pública. A la Confederación Asturiana de la Construcción no se le puede reprochar el no ver más allá de sus narices y pensar el mundo en clave de asfalto y hormigón. Pero la administración regional es culpable de esta visión limitada del desarrollo, que verá, en el momento que se cierre el grifo de los fondos europeos, cómo su modelo de desarrollo era fallido. En ese momento será demasiado tarde para recuperar el paisaje y el territorio fragmentado por un laberinto de infraestructuras redundantes.

Es necesario que la sensatez cunda y que la sociedad en su conjunto considere la necesidad de plantear unas bases de desarrollo racional del territorio, donde exista un límite a la construcción de infraestructuras de alta capacidad, causantes de impactos ambientales graves e irreversibles, con beneficios cuestionables sobre todo si consideramos su elevado coste ambiental (que afectan por ello a toda la sociedad). Un coste que se retrae de prioridades sociales y ambientales que, irremediablemente, quedan desatendidas.

Por todo ello, solicitamos a los candidatos electorales de los distintos partidos políticos, que no consideren la propuesta de la CAC y basen sus propuestas y programas electorales en un modelo sostenible que atiendan a indicadores tan fiables como las recomendaciones de Prevención de la Contaminación y de Cambio Climático, que no aconsejan precisamente basar los modelos de transporte en propuestas tan alocadas y dramáticas (por sus implicaciones) como las de la CAC.

En Asturias, a 11 de abril de 2007

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies
Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica
Amigos de la Naturaleza Asturiana
Coordinadora Ornitoloxica d’Asturies
Grupu Ornitoloxicu Mavea
Grupo Ecoloxista de Llangreu “la LLavandera”
Salvemos los territorios del Bajo Navia
Asociación Medioambiental la Cirigueña-Morcin
Colectivo Ecologista de Avilés

Artículos