La Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, creada en 1987, es una de las asociaciones ecologistas con mayor trayectoria y más activas de Asturias. Se organiza mediante asambleas abiertas y periódicas, y se financia exclusivamente a través de donativos. A iniciativa propia o en colaboración con otras asociaciones y personas intenta aportar soluciones a los problemas ambientales de Asturias.

Colabora

colaboración información contacto de la coordinadora

Contacto

información contacto de la coordinadora

Suscripción RSS     participa con la coordinadora en facebook

Calendario de eventos ambientales
L M M J V S D
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
 
 
 
Añadir a calendario
Documentos

Biblioteca virtual de documentos

Inicio de sesión
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

PostHeaderIcon Los Grupos ambientales estaremos vigilantes con los acotamientos y las trampas del Principado (21/06/16)

NOTA DE PRENSA

 

Ante la propuesta de modificar la Ley 3/2004 de Montes y Ordenación Forestal del Principado de Asturias por parte del PSOE e IU, anteriormente el PP, los grupos ambientales abajo firmantes queremos mostrar nuestra indignación por este ejercicio de populismo y demagogia, que por otro lado muestra la connivencia de algunos partidos con la lacra de los incendios, favoreciendo con sus planteamientos este tipo de delitos contra el territorio y el medio asturiano.

  • Los hechos no admiten cuestionamiento, y así -desde el año 2005 con la entrada en vigor de la normativa reguladora de los acotamientos de las zonas incendiadas- y según los datos oficiales, en Asturias únicamente se han iniciado, en estos 11 años de aplicación de nuestra Ley de Montes, 525 expedientes de acotamiento frente a los 17.656 incendios forestales contabilizados en nuestra región que afectaron a más de 106.817 hectáreas. Es decir, en consecuencia sólo han sido acotadas 19.106 hectáreas en estos 11 años, ni tan siquiera se acotó el 18% de las zonas incendiadas, cuando la norma no admitía excepciones, en el artículo 66 ( … acotará al pastoreo los montes incendiados … ).
  • Igualmente según datos oficiales, en Asturias el año 2015 se quemaron unas 20.600 hectáreas, lo que supuso uno de los peores años de las últimas décadas, siendo la nuestra la comunidad con diferencia con más hectáreas quemadas de España a pesar de ser de las menos extensas, como muestra que le siga Andalucía con 12.650 hectáreas.
  • A pesar de lo cual sólo se acotaron 2.450 hectáreas pastables, lo que no alcanza ni el 12% de las zonas incendiadas, con el agravante de que ahora mismo el tiempo real de la mayoría de los acotamientos en Asturias no llega a los 6 meses.
  • Por otro lado, sólo 1.357 hectáreas de los pastos disponibles para recibir ayudas de la PAC en Asturias (el 1’7% de las 80.000 Ha existentes a tal fin) son afectadas por el acotamiento, lo que muestra la falacia de otra insistente argumentación, de que pierden las subvenciones agrarias nada mas lejos de la realidad.

Lo que nos permite concluir declarando la absoluta indolencia que han mostrado nuestros representantes políticos con respecto al grave problema que asola año tras año nuestra comunidad autónoma y pese a constituir los incendios forestales el mayor atentado ecológico que sufre en la actualidad la naturaleza asturiana, amén de representar un problema de orden público de primera magnitud. Acredita la pasividad y desidia administrativa respecto a ejecutar las medidas que son necesarias para la regeneración de los montes incendiados el que nunca se llegan a cumplir los períodos efectivos de acotamiento porque de forma sistemática el Principado incumple el mínimo de un año que marca la ley desde que se acuerda acotar, ya que las presiones políticas que ejercen los distintos Ayuntamientos y ciertos ganaderos contribuyen finalmente a que se levanten las limitaciones al aprovechamiento del ganado que fueron establecidas, de forma que solo se vedan las superficies quemadas hasta el momento en que brotan las primeras especies herbáceas y no cuando se constate la recuperación de las especies arbustivas afectadas o se consiga la restitución del terreno a la situación anterior al incendio como marca la ley. Sin olvidarnos que la carencia de medios de vigilancia o las instrucciones de los responsables en ocasiones, permiten en muchos casos que nos encontremos ganado en terrenos acotados que nunca son sancionados. De esta manera no solo no se cumple el fin último regenerador por el que se declaró la veda, sino que el incendiario se aprovecha de los frutos de su acción delictiva, lo que constituye un efecto criminógeno y, por consiguiente, un incremento en la comisión de este tipo de delito.

De acuerdo con lo estipulado por la Ley de Montes española (43/03), la función social que desempeñan los montes obliga a las Administraciones públicas a velar por su conservación, protección y restauración, siendo el departamento que preside la Consejerade Desarrollo Rural y Recursos Naturales el órgano competente para fijar las medidas encaminadas a la restauración de la cubierta vegetal afectada por los incendios forestales en los montes asturianos, incluyendo, en todo caso y con carácter imperativo, el acotamiento temporal de aquellos aprovechamientos incompatibles con su regeneración y, en particular, el pastoreo.

En el mismo sentido, la Ley de Montes del Principado de Asturias  ordena a la Consejería competente en materia forestal que proceda al acotamiento al pastoreo de los montes incendiados por un plazo mínimo de un año y máximo igual al necesario para la recuperación de las especies afectadas o hasta su restitución a la situación anterior al incendio. Pese a ello, de acuerdo con los datos oficiales publicados por la administración autonómica, se viene acotando bastante menos de la cuarta parte de los montes quemados en Asturias en los últimos años. Esto, lejos de ser una medida desproporcionada como aducen algunos partidos, constituye una acción insuficiente para lograr su finalidad de proteger y restaurar los montes asturianos, cada vez más castigados por la lacra de los incendios forestales provocados por los ganaderos con la finalidad de eliminar las especies arbustivas no susceptibles de ser aprovechadas por su ganado.

 

 Por otra parte, de las investigaciones llevadas a cabo por los organismos dependientes de la administración sobre las causas que originan los incendios forestales en Asturias se puede concluir que más del 76% de los mismos son provocados por los ganaderos que aprovechan nuestros montes de forma extensiva, por lo que tienen que hacer estos partidos tan preocupados por los montes es solicitar medios para poner en marcha en Asturias una campaña de información y sensibilización dirigida a este colectivo que quema el monte, al objeto de corregir sus hábitos de utilizar el fuego de una manera irresponsable y agresiva para con el medio natural.

 

Exigimos, pues, públicamente:

·       el mantenimiento en vigor del artículo 66 de nuestra Ley de Montes,

·       el real cumplimiento de la obligación de acotar como marca la ley,

·       conocer claramente,  la posición de nuestras fuerzas políticas al respecto.

 

 

Suscriben los siguientes grupos ambientales:

  • Coordinadora Ecoloxista d’Asturies
  • Colectivo Ecologista de Avilés
  • Ecoloxistes n’Aición d d´Asturies
  • Instituto para la Calidad y la Educación Ambiental-INSCEAM
  • SOS Cuideiru
  • Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica
  • Coordinadora Ornitoloxica d’Asturies
  • Asociación Salvemos los territorios del Bajo Navia-SALTERNAVIA
  • Asociación para la Conservacion y estudio del lobo - ASCEL
  • Grupu Ornitoloxía Mavea
  • Asociación Ereba Patrimonio y Naturaleza
  • Sociedad Española de Ornitologia-SEO-Asturias
  • Asociación Medioambiental Ecos Astures.
  • Asociación Molín de Adela de Güeria-Ayer
  • Amigos del Texu
Artículos