La Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, creada en 1987, es una de las asociaciones ecologistas con mayor trayectoria y más activas de Asturias. Se organiza mediante asambleas abiertas y periódicas, y se financia exclusivamente a través de donativos. A iniciativa propia o en colaboración con otras asociaciones y personas intenta aportar soluciones a los problemas ambientales de Asturias.

Colabora

colaboración información contacto de la coordinadora

Contacto

información contacto de la coordinadora

Suscripción RSS     participa con la coordinadora en facebook

Calendario de eventos ambientales
L M M J V S D
 
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
Añadir a calendario
Documentos

Biblioteca virtual de documentos

Inicio de sesión
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

PostHeaderIcon Alegaciones Caudales ecólogicos (02/05/18)

Confederación Hidrográfica del Cantábrico

Plaza de España, 2

Oviedo.

 

La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies, con domicilio a efecto de notificaciones postales en la calle Padre Teral nº 26 - Q de Villalegre, en Avilés y con el correo electrónico correo@coordinadoraecoloxista.org, entidad inscrita en el registro de Asociaciones del Principado de Asturias con el nº 11760 sección primera con CIF - G33247891 y, en su representación, Fructuoso Pontigo Concha, con DNI 11393200-N, ante esta Unidad Administrativa comparece y, como mejor proceda en Derecho.

 

EXPONE:

Está sometido a información pública el Proceso de concertación de caudales ecológicos.

Primera.-

En la actualidad los ríos, como consecuencia de las infraestructuras, la contaminación y la ocupación de las márgenes presentan numerosos problemas que afectan a su morfología, dinámica, fauna y flora.

Numerosos obstáculos impiden los movimientos naturales de la fauna y flora a lo largo del cauce, sus microhábitats y la morfología de los cauces está determinada por sus caudales que están fuertemente alterados por presas, embalses, encauzamientos, diques y las ocupaciones de sus orillas, lo cual perturba su papel modelizador de las cuencas y transportador de sedimento con afecciones que llegan hasta las playas.

Por eso es fundamental garantizar que los cauces conserven al menos unos caudales mínimos (que podemos llamar caudales ecológicos) que permitan mantener las poblaciones de las diferentes especies que en ellos viven con especial atención a especies amenazadas y no como hasta ahora solo las especies de interés para la pesca, considerando que el caudal afecta tanto directamente a las especies como indirectamente por su acción modeladora de los microhábitats fluviales.

Los caudales ecológicos actuales deben ser revisados en base a la información científica más actual que permite entender cómo perturba negativamente al ecosistema fluvial la existencia de presas y captaciones. Numerosas investigaciones y publicaciones científicas recientes señalan que es necesario elevar la cuantía de los caudales ecológicos actuales, desechando por claramente insuficientes los valores de 10% o 15% usados frecuentemente como  referencia, dado la fuerte reducción poblacional y alteración de los microhábitats que se genera.

Defendemos que los regímenes de caudales ecológicos mínimos se definan en base al interés general y la conservación de la naturaleza, y no por intereses económicos privados.

 

Segunda.-

Los caudales ecológicos se implantan a través de los Planes de Implantación y Gestión Adaptativa (PIGA)

Nuestra sensación es que en la actualidad no se  hace cumplir los caudales ecológicos en la gran mayoría de las ocasiones. El origen del problema no es otro que los intereses de las empresas hidroeléctricas que es quizás lo más sangrante.

En la mayoría de las concesiones existentes, a excepción de las concedidas en los últimos años, no existen ni métodos de control o limitación  de los caudales derivados, ni sistemas de retorno de los caudales no consumidos. Se echa igualmente en falta un plan de control de dichas concesiones antiguas, y de la voluntad de adaptarlas a la nueva normativa. Es más que evidente esto, en las concesiones antiguas existentes para riego, o fuerza motriz donde el caudal derivado mediante canales, con una tecnología antigua.

 

Tercera.-

Tenemos serias dudas de cómo se vigilan en la actualidad los caudales ecológicos. Se puede ver en la página web de la Confederación (en el apartado datos en tiempo real), que este dato no está por ningún lado.

En los ríos dentro de la demarcación del organismo solo se da el dato de escala relativa de nivel, nada de caudales y menos de caudales ecológicos. En realidad como mínimo se tenían que dar los caudales, cosa que hacen otras Confederaciones, para poder comprobar si después de las infraestructuras hidráulica se respetan los caudales ecológicos.

En las grandes infraestructuras hidroeléctricas donde se echa en falta un control real de las mismas. Entendemos que sería imprescindible la colocación de una estación SAIHC, con mediciones de caudal circulante en tiempo real, de acceso público vía web, inmediatamente aguas  abajo de cada infraestructura hidroeléctrica, para poder realizar un control real y efectivo del cumplimiento del régimen de caudales ecológicos y que se pueda comprobar.

 

Cuarta.-

Es necesario incidir en la necesidad de que las buenas prácticas, en todo momento, sean tenidas en cuenta. Para ello se deberá incidir en la necesidad de fomentar el uso eficiente del agua independientemente de que se busquen diferentes alternativas para lograr la conciliación de los usos del agua y los caudales ecológicos.

Modernización de los aprovechamientos para optimizar la eficiencia (mejoras en los sistemas de riego, optimización de los sistemas de producción, control de fugas, mejora de redes, etc.).

Aplicación de programas de reducción del consumo de agua mediante la puesta en marcha de diferentes medidas (sistemas de refrigeración en circuito cerrado de las muchas industrias que lo usan, métodos de limpieza en seco, refrigeración con aerocondensadores, sustitución del transporte hidráulico por transporte neumático o mecánico, etc.).

Por todo ello SOLICITAMOS  que tenga por presentado este escrito y por formuladas las alegaciones que contiene que se presentan en tiempo y forma, sean estimadas las mismas y modifique en el sentido argumentado el proyecto sometido a consulta, adecuándose a la obligada motivación prevista en la regulación procedimental que es específica, y teniéndome por parte interesada, nos  den traslado de la resolución que recaiga en el presente procedimiento administrativo.

OTRO SÍ DICE: Que es preciso una respuesta razonada a estas alegaciones de acuerdo a la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del procedimiento administrativo común de las administraciones públicas. Esta falta de respuesta es motivo de nulidad de la tramitación

 

En Avilés a 2 de mayo de 2018

 

Fdo. Fructuoso Pontigo Concha de la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies 

 

Artículos